martes, 5 de junio de 2012

Queísmo, dequeísmo y otras «dolorosas» de nuestra lengua

Estos días hemos comentado, especialmente por Twitter —herramienta útil donde las haya y de la que hablaré en este blog— el tema del queísmo y dequeísmo en español. Os paso un enlace muy interesante de la Fundéu que explica muy bien en qué consiste y cómo podemos identificarlo.

Un colega traductor, Devadip, me comenta sorprendido que hace unos días, en una entrevista de televisión que se le hizo a Vargas Llosa, este cometió unos cuantos queísmos. Infracción al canto, querido Mario, ¿cómo has podido?

Pues para sorpresa de algunos —no tanta para sus lectores habituales— Vargas Llosa lleva en esto del queísmo, laísmo y loísmo/leísmo mucho tiempo, ¡y está realmente enganchado! Podemos comprobarlo en obras como La casa verde.

Además, si nos movemos por el CORDE (recurso de consulta que recomiendo al menos para curiosear sobre la frecuencia de uso de la lengua en España y en otros países hispanohablantes) vemos que este tipo de fenómenos se cometen con mayor frecuencia en textos literarios y de prosa narrativa.

El caso es que no somos pocos los que tememos que, tarde o temprano, esta «costumbre» se extienda hasta el punto de que nuestra Academia lo llegue a admitir. ¿Por qué no iba a ocurrir si grandes escritores lo llevan utilizando desde hace tiempo y en la calle se oye de manera habitual?

Sí, veo vuestras caras horrorizadas, pero lo cierto es que también nos hubiera horrorizado hace algunos años el no añadir una tilde a palabras como guión... y resulta que, entre las novedades de la Ortografía de la lengua española (2010), vemos cómo dicha tilde se elimina en diptongos o triptongos ortográficos como ese. Este es un ejemplo de muchos, por supuesto.

Por mi parte, no estoy ni mucho menos a favor de que el queísmo y dequeísmo se instalen en nuestras vidas, pero me parece interesante el debate que hay en torno a la «evolución» de la lengua —entre comillas porque no sé si todo puede considerarse evolución— y la admisión de ciertos errores, que dejan de etiquetarse como tales por su uso extendido.

No obstante, si curioseamos un poco más en la literatura contemporánea, vemos que son muchos los escritores que han adoptado estas incorrecciones, así que es posible que amplíe esta entrada en un futuro próximo y publique mi pequeña investigación.

Y vosotros, ¿qué opináis? 

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. "Por alusiones", y por enfado, cansancio y otras sensaciones comentaré esto.

    La siguiente pregunta me parece un punto crucial del que se puede partir para esto de los errores, del uso de la lengua, de la evolución (o involución), entre otros quebraderos de cabeza:

    Si los escritores- incluso de gran calado como Vargas Llosa- pasan olimpícamente (porque creo que el problema parte de la desidia) de escribir 'bien', ¿cómo podemos esperar que, por ejemplo, un doctorado en medicina hable y escriba correctamente?
    Nota: Con 'doctorado en medicina' me refiero a alguien que ha estudiado y se supone que 'sabe mucho' y, por tanto, debe saber expresarse. Esto fundamentado en las convenciones sociales al respecto.

    La desidia ortográfica y gramatical en la oralidad y en la escritura

    Este no sería mal título para resumir distintos problemas que conllevan quebraderos de cabeza de los pocos 'frikis', en su inmensa mayoría traductores. Por supuesto, no somos perfectos. Seguramente en todo esto que estoy escribiendo cometa errores. Es más, puede que Patricia también lo haya hecho. Pero, ¿qué tal un poco de interés por intentar mejorar y evitarlos? Solamente, los pocos frikis traductores- en ocasiones algunos utilizan incluso 'friki' como descripción de 'traductor'- se preocupan y se esmeran por la lucha por salvaguardar el español tal y como es.
    Nota: Insisto en que no nos creemos el edén del 'gourmet escribano'. Al contrario, sé que cometo errores, sé que no conozco todas las entradas del diccionario. Es más, no me apasiona en exceso la lectura. Pero, al menos, intento hacer bien mi trabajo. Y, dentro de mi trabajo está escribir bien y, como en todos los demás trabajos, mostrar interés por lo que hago.
    Si algún filólogo hispánico lee estas líneas, que sepa que también está incluido en este buen hacer.

    Cuando no admites un neologismo que consideras innecesario o cuando te enfadas, porque no me sorprende, Patricia, me enfada que el actual Premio Nobel de Literatura haga lo que le dé la gana con el español, te miran raro. Otros te llaman purista. Y, no. Soy flexible con lo que hace que la lengua avance. Soy flexible con lo que hace que la lengua se una. Ejemplo: 'Software' debe utilizarse y debe admitirse sin cursiva ni nada. Pero no lo soy con lo que hace que esta se vuelva un caos. Que se vuelva "Sodoma y Gomorra". Aquí cada cual que hable y escriba como quiera. Está de moda eso de: "lo importante es comunicarse". Estoy de acuerdo, pero, al menos los que tienen que unificar todo esto, que lo hagan. Así la comunicación siempre tendrá mayor calidad.

    Tras divagar un poco- otra especialidad 'traductoril', cabe destacar que es inadmisible el loísmo/leísmo, y por supuesto, el queísmo en el actual máximo referente de la lengua española. Si se sigue así, no habrá DRAE ni Fundéu que valga. Porque lo que valdrá es todo. Y, así, se empobrece una lengua.

    Con respecto al queísmo, aporto un humilde 'truquillo' que ayuda si se duda sobre este asunto. ¿Me doy cuenta "algo"? o ¿me doy cuenta "DE algo"? ¿Estoy seguro "algo" o estoy seguro "DE algo"? Tan fácil, como esto.

    Gracias por la mención, Patricia. Un magnífico artículo. :)

    ResponderEliminar
  3. Devadip, te prometo que desde dos ordenadores no puedo ver el segundo comentario que pusiste, ¡intenta publicarlo de nuevo! Gracias por participar. :-)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. "Por alusiones", y por enfado, cansancio y otras sensaciones comentaré esto.

    La siguiente pregunta me parece un punto crucial del que se puede partir para esto de los errores, del uso de la lengua, de la evolución (o involución), entre otros quebraderos de cabeza:

    Si los escritores- incluso de gran calado como Vargas Llosa- pasan olimpícamente (porque creo que el problema parte de la desidia) de escribir "bien", ¿cómo podemos esperar que, por ejemplo, un doctorado en medicina hable y escriba correctamente?

    La desidia ortográfica y gramatical en la oralidad y en la escritura

    Este no sería mal título para resumir el problema que conlleva quebraderos de cabeza de los pocos 'frikis', en su inmensa mayoría traductores. Por supuesto, no somos perfectos. Seguramente en todo esto que estoy escribiendo cometa errores. Es más, puede que Patricia también lo haya hecho. Pero, ¿qué tal un poco de interés por intentar mejorar y evitarlos? Solamente, los pocos frikis traductores- en ocasiones algunos utilizan incluso 'friki' como descripción de 'traductor'- se preocupan y se esmeran por la lucha para salvaguardar el español tal y como es.
    Nota: Insisto en que no nos creemos el edén del 'gourmet escribano'. Al contrario, sé que cometo errores, sé que no conozco todas las entradas del diccionario. Es más, no me apasiona en exceso la lectura. Pero, al menos, intento hacer bien mi trabajo. Y, dentro de mi trabajo está escribir bien y, como en todos los demás trabajos, mostrar interés por lo que hago.
    Si algún filólogo hispánico lee estas líneas, que sepa que también está incluido en este buen hacer.

    Cuando no admites un neologismo que consideras innecesario o cuando te enfadas, porque no me sorprende, Patricia, me enfada que el actual Premio Nobel de Literatura haga lo que le dé la gana con el español, te miran raro. Otros te llaman purista. Y, no. Soy flexible con lo que hace que la lengua avance. Soy flexible con lo que hace que la lengua se una. Pero no lo soy con lo que hace que esta se vuelva un caos. Que se vuelva "Sodoma y Gomorra". Aquí cada cual que hable y escriba como quiera. Está de moda eso de: "lo importante es comunicarse". Estoy de acuerdo, pero, al menos los que tienen que unificar todo esto, que lo hagan.

    Inadmisible el loísmo/leísmo, y por supuesto, el queísmo en el actual máximo referente de la lengua española. Si se sigue así, no habrá DRAE ni Fundéu que valga. Porque lo que valdrá es todo. Y, así, se empobrece una lengua.

    Con respecto al queísmo y un 'truquillo' si se duda sobre este asunto. ¿Me doy cuenta "algo"? o ¿me doy cuenta "DE algo"? ¿Estoy seguro "algo" o estoy seguro "DE algo"? Tan fácil, como esto.

    Gracias por la mención, Patricia. Un magnífico artículo. :)

    ResponderEliminar