jueves, 28 de febrero de 2013

¿Qué hacer cuando el trabajo no llega?

Sabemos que este tema se ha tratado numerosas veces en varios blogs, bitácoras y en las redes sociales, pero creemos que es vital que se comprenda y que se repita una y otra vez.

¿Qué hacer cuando no hay trabajo?

1. En primer lugar, no permitas que cunda el pánico. Acuérdate de cuando entraba demasiado y no podías descansar y te decías a ti mismo: «¡Ojalá pudiera tomarme unos días de descanso!». No hay que fluctuar entre el blanco o negro, porque hay una gran escala de grises.

El miedo excesivo bloquea y no te permite actuar

2. Traduce por amor al arte: pero por amor de verdad, no permitiendo que otros se aprovechen de ti. Un buen portal periodístico que sirve para practicar y traducir artículos muy interesantes y que hacen que las horas del día vuelen es Cafébabel.com. Regístrate, léete los artículos interesantes, ofrécete como traductor... En tu perfil tienes una plataforma donde puedes seleccionar tus combinaciones de idiomas y los artículos que hay disponibles para traducir. Además, siempre puedes añadir tus artículos traducidos a tu perfil o CV, como otra prueba de trabajo práctico y publicado.

3. En tercer lugar, tal vez puedas retomar aquella actividad física que abandonaste o que nunca pudiste comenzar. Últimamente ha surgido una gran iniciativa entre los traductores, especialmente en la red social Twitter, con el hashtag #tradurunner. Si os gusta correr, no dejéis de echar un vistazo. Ellos pueden orientaros y podéis unir fuerzas para animaros a salir a diario y hacer nuevas rutas. Una aplicación de móvil útil para ello es RunKeeper.

Otras actividades físicas, si no os animáis con algo tan fuerte: pasear por la playa o por los parques, haceros unos kilómetros al día y, de paso, descubrir nuevos lugares de la ciudad, investigar. Tal vez encontréis posibles lugares que visitar con vuestras tarjetas. ;-)

4. En cuarto lugar: ¡fórmate más! Y es que ahora nos ofrecen plataformas con cursos gratuitos en línea como Coursera o incluso la UNED. Puedes elegir entre cientos de campos: ciencias, sociedad, tecnología, historia, matemáticas, informática... ¡No hay excusa! Imagínate: nuevos certificados de grandes universidades que podrás añadir a tu CV para poder revalorizarte como proveedor lingüístico frente a tus clientes actuales y a otros nuevos. 

También somos muy partidarios de escuchar podcast en otros idiomas. Hay muchos programas de radio (por ejemplo, TV5Monde o Radiofrance, en Francia) que cuelgan podcasts para aprender el idioma y para estar informado de la actualidad nacional e internacional. Mejora tu oído y relájate escuchando aquel idioma extranjero que tanto te gusta.

Os dejamos aquí un enlace de iTunes a todos los podcasts de educación para aprender idiomas: Podcasts > Education

5. Tómate la vida como viene: vive el presente. No puedes pasarte los días con menos trabajo comiéndote las uñas y pensando qué ocurrirá en el futuro: si te quedarás sin ingresos, si no entrará más trabajo nunca, etcétera. La vida son ciclos: nunca vas a estar en la cresta de la ola; tampoco en los bajos fondos. Todo lo que sube baja, todo lo que baja sube. Son épocas. Los pensamientos negativos son autoinstrucciones que nos enviamos a nosotros mismos y que podemos cambiar. 

Si nos enviamos instrucciones negativas con facilidad... ¿por qué no invertir el proceso y enviarnos alguna noticia optimista? ¿Qué diferencia hay? Lo positivo es igual de factible que lo negativo, no lo olvides.

Os dejamos algunas instrucciones positivas que siempre tratamos de aplicar en PLR Traducciones:

- Hoy no hay trabajo, pero recuerda aquel día en el que todo parecía ir mal y, de repente, una empresa te contactó para pedirte presupuesto y acabaste traduciendo un texto que te encantó.

- Si te lamentas porque no hay trabajo, ¿por qué no estás enviando nuevos correos y mensajes? Recuerda a todo el mundo que existes, que estás ahí y que estás listo para trabajar. Busca nuevos clientes, elabora una gran base de datos nueva... ¡Hay muchos clientes potenciales esperándote!

- Si estás en constante formación serás cada vez más valioso, así que si no tienes trabajo hoy, pero te formas, es posible que en unos días, semanas o meses, ese cliente que se te resistía te mande nuevos proyectos por verte especializado en nuevos campos.

- La vida es corta y hay que vivirla: pasa tiempo con tu familia, sal a respirar aire puro si estás cerca del mar o vete a esa cafetería que tanto te gusta y que siempre evitas para distraerte cuando trabajas. Pídete un café, escucha buena música y ponte a leer... ¡sí, leer, eso que no hacías por exceso de trabajo! Artículos de traducción, entradas de blogs atrasadas... Visita alguna de las bibliotecas de tu ciudad o alguna librería, paséate entre libros... La sonrisa aparecerá inmediatamente en tu cara.

Si no tuvieras miedo, ¿qué harías?

Sobre todo, recuerda siempre algo: el pasado ya ha pasado y el futuro aún no ha ocurrido. Céntrate en el hoy, en lo que tú puedes hacer y sí está en tu mano, y mañana será otro día mejor.

Esperamos que estos consejos os sirvan. Desde PLR Traducciones tenemos una filosofía: no ser negativos, no dejarse caer salvo que sea inevitable, porque cuando vengan los verdaderos problemas que no dependen de nosotros (salud, quiebra, familia) no sabremos afrontarlos.

El tiempo vuela, valorémoslo, sea cual sea.

¡Feliz jueves!

18 comentarios:

  1. Muy buena lista de cosas que hacer, aunque seguramente llegado el momento la teoría es difícil de aplicar... a no ser que tengas mucho rodaje y sepas que se trata solo de una racha. ¿Cómo distinguir una racha de cuando realmente no lo estás haciendo bien? :-O

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy buena entrada! Hay que aprovechar los momentos "tranquilos" para ponerse al día, y ahí sugeriría un punto más: actualización de CVs, páginas personales, perfiles varios (LinkedIn, Nubelo, etc)

    Nunca encontramos tiempo para eso y en realidad es muy importante para seguir al día y darte a conocer, especialmente si eres traductor autónomo... Y lo más importante, ¡no desanimarse! :-)

    ResponderEliminar
  3. Me encantó, Patricia. Unas palabras de aliento siempre vienen bien. Saludos desde Santa Fe, Argentina. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aldana. Respondí a tu comentario y a otros más abajo, pero antes la opción de Responder personalizada no existía, no sé por qué. Ahora aprovecho para darte las gracias por visitar mi blog y para invitarte a que propongas lo que quieras para nuevas entradas.

      Un saludo desde Coruña, España. :)

      Eliminar
  4. ¡Qué buenos consejos! Tomo nota de ellos.
    Estos momentos sirven para compensar estos otros : http://sebuscatraductor.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elisa.

      Os respondí abajo a varias personas, porque antes no existían los comentarios personalizados, pero aprovecho para hacerlo ahora que sí parecen estar activados. Tomo nota de tu blog y voy a echarle un vistazo.

      Abrazos,

      Patricia

      Eliminar
  5. Muy buen artículo tocaya. Aunque nunca he estado en el punto 1, el del exceso de trabajo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Seguro que con el tiempo lo estarás. :)

      Eliminar
  6. Muy buena entrada, Patricia, gracias.

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias por la inspiración, Patri!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, chicas! Gracias a todas por vuestros comentarios. Quería responderos una a una, pero me parece que voy a tener que cambiar alguna opción del formato del blog porque ahora no me permite hacer eso.

    Merche, tener una mala racha es muy diferente de que no entre trabajo. Para empezar, ¿tienes una mala racha por alguna causa personal o propia? Identifica tus lagunas, tus fallos y tus propios errores. Si no es así, ¿qué hacer? Invertir en más formación y más tiempo para revalorizarte, para demostrar que sí que puedes tener trabajo.

    Es un principio básico para mí: no puedes adivinar con una bola de cristal cómo te va a ir, pero sí puedes hacer que cada día cuente, intentándolo con tus mejores armas y tu mejor actitud... Con el tiempo, se abrirá un camino, a lo mejor no el que buscabas, sino otro, pero se abrirá algo por tus esfuerzos.

    ResponderEliminar
  9. Qué buena entrada, incluso para personajes como yo que hacemos nuestros primeros pasos en la traducción freelance.
    Un saludo desde Colombia.
    Jessika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho ánimo, Jessika. Todos hemos tenido un comienzo y, como ves, aquí seguimos.

      Para cualquier duda o consulta no dudes en escribirnos, por favor.

      ¡Abrazos!

      Patricia

      Eliminar
  10. Me ha parecido realmente útil. No conocía la página de Cafebabel y me ha gustado mucho la idea de traducir por amor al arte. Lo voy a poner en práctica. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, María! Lamento el retraso en contestar a este comentario, que he visto hace no mucho. CaféBabel es muy útil y no rompe ninguna regla, bajo mi punto de vista, sobre la propiedad intelectual de tu traducción: es algo voluntario, son artículos periodísticos muy interesantes (cultura, política, etcétera) y, además, publican tu nombre como traductora. Eso te puede servir como carta de referencia para futuros clientes.

      Ya nos contarás qué tal tu experiencia.

      Un abrazo,

      Patricia

      Eliminar
  11. Que buena lista, yo agregaría tb aprovechar para hacer un poco de marketing, escribir un par de posts por adelantado, etc.

    Personalmente, cuando tengo un poco de tiempo libre me gusta cocinar, me relaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, An-so, me alegra mucho. Tenemos en cuenta lo que nos dices, que es muy útil: invertir tiempo en traducir (¡o crear!) nuestra página web o Facebook profesional, crearnos una nueva imagen comercial, esbozar una nueva estrategia de promoción...

      Un abrazo,

      Patricia

      Eliminar