lunes, 3 de febrero de 2014

¿Necesito un blog para tener éxito en traducción?

La respuesta es, claramente, NO. No necesitas tener un blog profesional para poder triunfar en tu profesión...

... PERO sí puede ayudarte en varios aspectos que enumeraré y explicaré brevemente, por si fueran de ayuda a la hora de tomar la decisión de crear uno:



VENTAJAS DE TENER UN BLOG

  • Puedes exponer y publicar tus ideas: lo que opinas del campo de la traducción, de la lingüística, de la revisión o, simplemente, del segmento más social o publicitario de la misma.
  • Das a conocer tu manera de escribir y de expresarte en tu lengua materna: es posible que algún cliente potencial o colega de profesión lo lea y la próxima vez que tenga un proyecto que encaje con tu perfil piense en ti.
  • Conoces y te comunicas con otros colegas de profesión a través de los posibles comentarios, de la difusión que hagan otros de tu entrada, etcétera. 
  • Te enriqueces con los puntos de vista de otras personas que te comentan y por tu propia investigación a la hora de elaborar una entrada (si la haces, hazla bien).
  • Puedes ayudar a otras personas, aportarles algo y que les sirva a ellos también para inspirarse y mejorar. Este es uno de mis puntos favoritos.

DESVENTAJAS DE TENER UN BLOG

  • Actualizar —de forma constante y con calidad— un blog implica emplear una cantidad de tiempo considerable que podrías emplear en buscar clientes, poner orden en tus facturas o, simplemente, en tomarte un respiro entre un trabajo y otro.
  • Si no lo cuidas, si no publicas contenido de calidad o caes en el desorden o la irregularidad, puede proyectar una imagen negativa de ti como profesional. Justo lo contrario de lo que esperabas al tener un blog de tu campo de trabajo.

Preguntas frecuentes que se hace un profesional a la hora de escribir un blog:

  • ¿Sobre qué DEBO escribir?
La cuestión no es sobre lo que DEBES, sino sobre lo que quieres escribir. ¿Qué te interesa realmente? ¿Qué querrías desarrollar o exponer? Coge una libreta —me encantan las libretas, son la mejor manera de elaborar borradores de todo aquello a lo que quieres dar forma— y crea un borrador de tus ideas. Cuanto más especificas mejor. Esto puede resultar confuso, pues parece que a veces debemos redactar grandes títulos, rúbricas o temáticas para luego desarrollarlas, pero es justo al contrario. Cuanto más específico seas con tus objetivos, más fácil será que consigas tu objetivo y que cumplas con lo que te has propuesto. METAS PEQUEÑAS, GRANDES LOGROS. Recuerda esta frase. Se cumplirá en un 99 % a lo largo de tu vida.

Será más fácil escribir sobre aquellas especialidades o campos en los que trabajes o que te interesen más. Investigarás con más ilusión y llegarás a esbozar una entrada realmente interesante.

  • Eso está muy bien, pero... ¿cómo consigo visitas?
Podría entrar en debates filosóficos, o decir, simplemente, que no debes fijarte en cuántos visitantes hay en tu blog, sino en la calidad y lo que publicas, pero esta afirmación estaría completamente abstraída del mundo real y de competencia en la que vivimos. Personalmente, en este momento concreto de mi trayectoria profesional no le otorgo importancia, pero sí se la he otorgado mentalmente varias veces y comprendo que puedas pensar en ello. Por ello, intentaré darte mi punto de vista —más incluso como lectora de otros blogs que como bloguera— que, una vez más, repito que solo es el mío y que puedes adoptar o no como válido.

Para conseguir visitas de calidad, debes escribir y demostrar que dominas tu lengua materna, combinando esto con un contenido interesante o de calidad, pero, sobre todo, basarte en un binomio: dinamización + difusión. Utiliza las redes sociales y profesionales para difundir tu blog, dedica unos minutos al día (dependiendo de tu carga de trabajo y de otras tareas, de 30 minutos a 1 hora, por ejemplo) a actualizarlas, a demostrar lo que interesa allí.

Otra buena idea es visitar otros blogs y aportar tu granito de arena con un comentario; ayudar al resto del mismo modo que tú quieres que se interesen en ti.

Recuerda: nada llega solo, eres tú el que debes ir a por ello.

  • ¿Cómo puedo publicar algo nuevo o interesante siempre? No sé si seré capaz de hacerlo de forma constante. Hay muchos blogs.
Otro punto interesante y que comprendo que es el que más preocupa. Ciertamente, hubo una explosión de blogs, sobre todo de traducción, hace unos pocos años, y parece que crear un blog ahora resulta poco atractivo y que todo está inventando.

Recuerda: siempre hay algo nuevo que aportar. Eres un individuo diferente del resto. 

Para conseguir que llegue la creatividad hay que leer e inspirarse de otros sitios web, libros, blogs —sin copiar, que no es lo mismo que inspirarse o dejar que la esencia nos influya de forma positiva—, o incluso realizando pequeñas encuestas en tu página o red social favorita para que otros te digan qué les interesaría. Combina eso con tus intereses y encontrarás nuevas ideas siempre.

Anota las ideas que te vengan a la cabeza al momento, no lo aplaces para después. No te olvides de llevar siempre contigo una libreta y un par de bolígrafos. Si lo dejas para luego, es probable que no te acuerdes o que, simplemente, ya no recuerdes del mismo modo lo que querías plasmar.


CONCLUSIÓN Y PUNTOS IMPORTANTES:

La conclusión es que puedes tener un blog. Si quieres, puedes, así que ponte manos a la obra y construye lo que deseas; si, por el contrario, no consideras que sea ahora el momento, no pasa nada, muchos traductores profesionales de gran reputación no tienen un blog periódico.

Ahora bien, si después de esta entrada —o ya antes— piensas en crearlo, ten en cuenta unos aspectos esenciales:

  • Escribe BIEN en tu propio idioma materno. Lo siento, sé que esto puede parecer obvio, pero cuando recibo algunos currículos o leo algunos blogs o periódicos siento que no se escribe correctamente. No hay que ser corrector para escribir bien. Tenemos infinitas fuentes y recursos para mejorar nuestra lengua materna. No podemos dar por hecho que por haber nacido en un país y haber vivido en él ya sabemos escribir. No es lo mismo comunicarse que conocer la riqueza de nuestro idioma.
Además, ten en cuenta que si un cliente potencial o algún colega lee tu blog, tu reputación puede mejorar o empeorar, y eso depende de cómo te expreses y cómo comuniques a tus lectores tus ideas. Aprovecha la ocasión para demostrar tu naturalidad y tu consciencia lingüística.

  • No escribas por el simple hecho de escribir. Escribe periódicamente si puedes, pero trata de escribir algo con contenido, no una entrada vacía que «rellene» el hueco de un día por prisa o por pereza.
  • Ten siempre cerca las reglas de redacción un texto: parece, nuevamente, que es algo que ya sabemos todos, pero compruebo que muchos lo olvidan. Inicio, cuerpo, desenlace; conectores, adjetivos, variedad de vocabulario, riqueza lingüística. 
  • Busca un título que atraiga, pero que también cumpla lo que promete. No caigamos en el marketing absurdo.
En la próxima entrada hablaré sobre cómo poner algo de orden en todo esto, en nuestras redes sociales y, en general, en nuestro trabajo con una serie de trucos y gestos bastante simples y efectivos. Estoy recopilando una serie de fuentes y de aplicaciones muy interesantes... ¡Estad atentos!

Espero que os haya gustado mi entrada. ¿Necesitas más orientación? ¿Tal vez realizar una consulta? Envíame un correo y hablamos. Me encantará poder ayudarte.